OIT realiza recomendaciones sobre normas y procedimientos para la notificación de incidentes

Portada > Seguridad >
09 Mayo, 2017

La prevención de accidentes laborales es una gran tarea para todas las empresas industriales. Es una pieza clave en la gestión de seguridad y salud ocupacional. Reconociendo su importancia, el Organismo Internacional del Trabajo, OIT, ha realizado una serie de recomendaciones en el campo normativo y de procedimientos para que los gobiernos, las empresas y los trabajadores tengan en cuenta a fin de mantener su seguridad laboral.

Mediante leyes o reglamentos nacionales o cualquier otro método conforme a las condiciones y la práctica nacionales, la OIT aconseja a las autoridades competentes establecer y aplicar procedimientos para la notificación de los accidentes en el trabajo, las enfermedades profesionales, los sucesos peligrosos o los accidentes de trayecto.

El organismo internacional sugirió que se debe garantizar una estrecha colaboración entre la autoridad o autoridades competentes, los poderes públicos, las organizaciones representativas de los empleadores y de los trabajadores, y las demás entidades encargadas de formular y aplicar los procedimientos.

En las normas o los reglamentos se debe especificar que los accidente de trabajo las enfermedades profesionales, los accidentes de trayecto y los sucesos peligrosos han de ser objeto de notificación, según proceda, ante el órgano encargado de velar por el cumplimiento de la normativa, la institución aseguradora que brinde el servicio de seguros laborales y el organismo encargado de las estadísticas.

La OIT recomienda que se debe especificar las siguientes leyes: los datos relativos a los accidentes de trabajo, las enfermedades profesionales, los sucesos peligrosos y los accidentes de trayecto que han de notificarse a la autoridad competente, al servicio de inspección del trabajo, a la institución aseguradora o a otros organismos, según proceda.

Así mismo los plazos para la presentación de las notificaciones, deberían ser comunicadas por el empleador luego de haber sido informado: inmediatamente, por el medio más rápido del que se disponga, en cuanto se haya recibido información sobre un accidente del trabajo que haya sido causa de defunción; dentro del lapso prescrito, en lo que atañe a los demás casos de accidente del trabajo y de enfermedad profesional.

Los formularios normalizados que han de utilizarse obligatoriamente para la presentación de las notificaciones a la autoridad competente, al servicio de inspección de trabajo, a la institución aseguradora o a otros organismos.

Las responsabilidades, las disposiciones y los procedimientos apropiados que permitan a los empleadores colaborar en el procedimiento de notificación, cuando dos o más empresas desarrollan simultáneamente actividades en un mismo lugar de trabajo y los sistemas que habrán de tenerse en cuenta para la clasificación de los datos.

La OIT considera que en las leyes o en los reglamentos nacionales se debe especificar que el empleador tiene la obligación de notificar una enfermedad profesional, por lo menos, toda vez que reciba un certificado médico en donde conste que uno de sus trabajadores padece una enfermedad profesional. Si fuera necesario ampliar la información exigida para notificación, debería especificarse en las leyes o en los reglamentos nacionales.

La autoridad competente debería registrar las notificaciones de manera que se puedan utilizar para recopilar las estadísticas correspondientes y para realizar estudios analíticos.

Finalmente, el empleador deberá tomar medidas en la empresa, conforme a las leyes o los reglamentos nacionales, para la notificación de los accidentes de trabajo, las enfermedades profesionales, los sucesos peligrosos y los accidentes de trayecto.