La aplicación de métodos geofísicos en la exploración minera contribuye en optimizar la localización de posibles yacimientos

Portada > Geología >
01 Febrero, 2017

El Gobierno boliviano ha invertido US$ 13 millones en la realización de estudios geofísicos para el sector minero. (Fuente: cambio.bo)

Con la utilización de los métodos geofísicos en la industria minera, se puede llegar a investigar zonas de difícil acceso para el ser humano. En la búsqueda de posibles yacimientos estas técnicas pueden proporcionar información sin necesidad de recurrir a perforaciones costosas, economizando el recurso energético.

Para la especialista de la Cámara Minera del Perú, Dra Natalia Caparrini Marín: “El requisito para el buen funcionamiento de los métodos de exploración geofísicos es que debe existir un contraste entre la propiedad física medible del mineral o estructura buscada, con la roca que la rodea. Entonces, la prospección geofísica consiste en determinar las variaciones de ciertas propiedades físicas en la zona que se está explorando y la diferencia entre los valores de dichas propiedades, entre un mineral y la roca que le rodea, eso será considerada una anomalía geofísica”.

Puntualmente en la minería lo que se va a medir son las propiedades físicas de la roca y se va a utilizar la rama de la ciencia denominada geofísica aplicada, para la detección y reconocimiento de posibles yacimientos explotables, recursos naturales o para la resolución de problemas geológicos. En cuanto a los métodos que se pueden emplear tenemos: magnético, gravimétrico, eléctrico, electromagnético, sísmico y radiométrico.

Un ejemplo de la utilización de la geofísica para la localización de yacimientos lo encontramos en Afganistán, donde el 2014, como parte del Estudio geológico y las tareas del  Departamento de defensa de Estados Unidos, en el desarrollo de actividades de revitalización de recursos naturales y operaciones de estabilidad en Afganistán, se identificaron cuatro áreas permisivas para la mineralización utilizando información proveniente de la proyección estretoscopica de imágenes. Hay que mencionar que inicialmente se determinaron, aproximadamente, 30 zonas potenciales de mineralización, pero con la ayuda de los métodos geofísicos se establecieron los cuatro puntos con mayor concentración de recursos minerales.

En Bolivia, desde inicios de año, el gobierno de ese país viene analizando el uso de técnicas geofísicas aerotransportadas para descubrir nuevos yacimientos minerales, para lo cual se trabaja en coordinación con expertos brasileños. Para llevar a cabo esto, el Servicio Geológico Minero (Sergeomin) gestionó la compra de equipos modernos de prospección (equipos de geofísica aérea, terrestre, transportada con drones y otro denominado ICP plasma, que permitirá realizar todos los análisis minerales en laboratorio).

Todo esto por el valor de US$ 13 millones. Como conclusión a esto, el pasado mes de abril se firmó un convenio para la exploración y explotación en la provincia Méndez y la región sur del municipio de Entre Ríos, en la provincia O`connor, ambas ubicadas en el departamento de Tarija. Otras regiones del país altiplánico en las que se invertirá son Chuquisaca, Cochabamba, La Paz, Oruro, Potosí y Santa Cruz.

La Universidad Complutense de Madrid apoya la realización de estudios de investigación en prospección gravimétrica y electromagnética. (ucm.es)

La importancia de la exploración geofísica está creciendo, y prueba de ello es que el pasado mes de junio en Ecuador se llevó a cabo la conferencia Geofísica Aerotransportada, organizada por el Instituto Nacional de Investigación Geológico Minero Metalúrgico (INIGEMM). En la asamblea se trataron temas de interés como la tecnología que se emplea para desarrollar la geofísica aerotransportada y se destacó el sistema GRYPHO,  como una plataforma aérea con parámetros múltiples que permite recopilar el rango completo de mediciones geofísicas, combinando los métodos gravimétricos, gradiométricos, espectométricos. magnetométricos  y electromagnéticos. Todo esto como parte del proyecto “Investigación Geológica y Disponibilidad de Ocurrencias de Recursos Minerales en el Territorio Ecuatoriano”.

Una de las instituciones que hacen y fomentan el uso de la prospección geofísica es el Centro Tecnológico del Mármol, Piedra Y Materiales (CTM), en España, que se desarrolla como unidad de investigación, formación y desarrollo para la multitud de empresas relacionadas con el sector de la piedra natural y la industria extractiva no energética. Este instituto ha enfocado sus esfuerzos en la puesta en marcha de técnicas de prospección geofísicas, utilizadas para la caracterización de los materiales presentes en los yacimientos, mediante la utilización de la tecnología más avanzada en la obtención de modelos geológicos, que permite optimizar y racionalizar de manera eficiente los recursos explotados de las canteras y minas a través de  métodos no destructivos como la geometría de las capas, el análisis de la situación estructural del macizo y otras.

“La gran ventaja de utilizar estas técnicas no destructivas de alta resolución como el georradar, la tomografía eléctrica o las sísmicas, es que se pueden combinar con otras más tradicionales como el GPS y los Sistemas de Información Geográfica (GIS), lo que nos permite diseñar el plan de explotación con el mínimo consumo energético, así como una disminución drástica en el volumen de residuos generado”, puntualiza Javier Fernández, director del CTM.

Como dato aparte, se debe indicar que el uso de estos procedimientos es muy útil para la recuperación del patrimonio arquitectónico. Es el caso del teatro romano de Cartagena, en cuya restauración se aplicaron ultrasonidos y el restablecimiento del Hospital del Hospital Real en Granada, para el cual se hizo uso del georadar. Como puede verse la geofísica está siendo utilizada por diversos países para identificar potenciales yacimientos mineros con mayor precisión y ahorrando el consumo energético.