La geotecnia minera y el reto de administrar bien los recursos hídricos

Portada > Geología >
04 Mayo, 2017

Equipos de rescate en Turquía actuando tras el derrumbe en la provincia de Karaman, Turquía (Fuente: Perú 21)

El rol del agua en las operaciones mineras es muy decisivo. En base al tipo de sus actividades, convencionalmente la minería se divide en subterránea y a tajo abierto, sin embargo, desde el punto de vista hidrogeológico y por su ubicación es más apropiado distinguirla por encima o por debajo del nivel freático. En este sentido el estudio del agua subterránea es un problema mucho más importante en los yacimientos bajo tierra, ya que en contados casos se convierte en un inconveniente para las actividades a campo abierto.

La mayor demanda del líquido vital del planeta ocurre en los procesos metalúrgicos, siendo la flotación la que mayor consumo requiere, y la lixiviación en pilas, la de menor. Para satisfacer su necesidad de agua, la actividad minera utiliza generalmente la que se encuentra en los lagos y ríos, sin embargo, solo en contados casos, y generalmente de forma casual, echa mano de la subterránea. En algunas minas se acude al drenaje para eliminarla. La técnica empleada es la extracción por bombeo, aunque en casos de mayor gravedad se realiza mediante túneles.

La geotecnia está orientada a vigilar que las construcciones propias de la actividad minera estén bien estructuradas, que cuenten con los materiales adecuados, que las paredes sean estables y estén diseñadas para controlar la cantidad de agua existente. Además debe encargarse de sugerir los métodos de excavación.

Pese a las medidas de seguridad y a los avances tecnológicos, el riesgo a tener algún accidente es real, sobre todo, en las excavaciones profundas. Sin embargo, para el especialista en minería de la Organización Mundial del Trabajo, Martin Hann, el peligro ha disminuido. “A nivel mundial hay un menor número de accidentes en el sector en comparación con lo que ocurría 10 años atrás, pero algunos países siguen sin registrar sus datos de forma sistemática. El mayor número de accidentes ocurren en la minería informal”

Pese al aumento en seguridad que se ha dado en el sector, una mala gestión en cuanto al agua subterránea y los sistemas para el drenaje y evacuación de la misma puede terminar generando el derrumbe de los yacimientos. Ejemplo de esto es lo que pasó el 2014 en Turquía, donde 20 mineros quedaron atrapados en una mina de carbón en la provincia de Karaman, ubicada en la parte central del país europeo, al producirse un derrumbe por acumulación de agua. “El derrumbe no se ha debido a ninguna explosión ni fuga de gas, el agua ha inundado la galería”, declaró el gobernador de la zona, Murat Koca, a los medios de comunicación.

Los cambios en los acuíferos locales por acción directa de la minería son muy notorios. Se producen variaciones de los niveles freáticos y alteraciones localizadas en el caudal de los manantiales. El drenaje de socavones en yacimientos minerales con abundantes sulfuros y rocas de naturaleza ácida puede causar la generación de agua con abundante contenido de sulfatos y oxido. A fin de preservar la calidad del agua subterránea, las empresas están reutilizando ese líquido empleado durante el proceso minero-metalúrgico de modo que la disposición o vertido de efluentes cumplan con los estándares de calidad impuestos por los organismos nacionales e internacionales.

Como ejemplo podemos mencionar lo que se realiza en la mina Condestable (Región Lima), proyecto que no registra vertimientos y reutiliza el agua subterránea desde pozos tubulares para sus operaciones, teniendo un sistema de recuperación del agua de los relaves, los cuales , previo tratamiento mediante sedimentadores, regresan a la planta y así logra evitar que se viertan al ambiente.

Por último, tal como se está haciendo en minas modernas como Antamina, Cerro Verde y Yanacocha, entre otras, para evitar la contaminación del agua subterránea desde el inicio de la actividad se deben implementar acciones preventivas como la impermeabilización de los suelos, construcción de canales de derivación de agua de lluvia, encapsulamiento y revegetación.