La aplicación de los sondeos en la exploración minera optimiza la localización de yacimientos profundos

Portada > Geología >
30 Enero, 2017

La realización de los sondeos de perforación son los que definen el valor económico de la actividad minera. (Fuente: Interempresas.net)

El aumento en la demanda de hidrocarburos y de recursos energéticos ha contribuido a que en los últimos tiempos la tecnología de sondeos haya avanzado sensiblemente. Esta técnica es necesaria una vez que se ha definido una zona de anomalías que necesite ser estudiada con mayor grado de precisión y normalmente es utilizada para la detección de yacimientos profundos.

“La realización de sondeos es cara, por ese motivo en la práctica van acompañados de un conjunto de estudios geológicos anteriores como la fotointerpretación, el análisis del relieve y estudios del drenaje. Además, se complementa con investigaciones geofísicas. Esta combinación ayuda a que se reduzca el tiempo de la campaña y el número de sondeos que se van a realizar, lo que acorta los plazos y economiza costos en la detección de yacimientos”, indica el especialista de la Cámara Minera del Perú, Miguel Llorente Isidro.

En casi todos los casos, los sondeos de perforación son los que localizan y definen el valor económico de una mineralización. Entre los métodos de investigación que se utilizan normalmente en las campañas para la investigación minera, encontramos la perforación o rotación con corona de diamantes (en este caso se obtiene la recuperación del testigo de roca). Otra técnica es la perforación a rotación con triconos, que permite un análisis geológico-minerológico, donde la obtención de muestras es más fiable. Y por último, la perforación rotopercutiva, la cual se usa en yacimientos de superficie. Incrementa la velocidad de avance y reduce los tiempos de trabajo. Eventualmente se utiliza en zonas difíciles y se perfora con triconos.

El medir y controlar esta actividad permite evitar desviaciones respecto al target u objetivo, lo cual ayuda a evitar codos, acuñamientos y roturas. El conocer la trayectoria del sondeo ayuda a la consecución de las metas establecidas. Además, esto permite orientar las muestras que se obtienen, favoreciendo un  reconocimiento geológico muy exhaustivo, porque, aparte de conocer a medida que se va avanzando, las propiedades de las rocas, facilita realizar una interpretación más apropiada de las formaciones que se van atravesando. En el caso de producirse una erupción u otros problemas clásicos durante la perforación, las medidas de control ayudarán a tomar las alternativas necesarias para palear los efectos de esa perturbación en el avance del sondeo.

Es tal la precisión de esta técnica que muchas empresas ofrecen sus servicios a favor de las compañías extractivas. Por ejemplo en España (Cataluña), desde hace dos años la organización Catalana de Perforaciones realiza campañas de sondeo con recuperación de testigo. Ofrecen a sus clientes la maquinaria y profesionales expertos capaces de conseguir los objetivos en condiciones extremas. Otro caso es el de la empresa española Edasu, que desde 1980 se dedica a la perforación y brinda soluciones en el campo de la exploración minera. Entre sus principales clientes están: Berkeley Resources, Riotinto Minerals, Magnesitas Navarra, Golder Associeties, etc.

En el Perú la compañía Ingesondex se encarga de brindar un servicio de consultoría en las labores mineras, participando activamente del crecimiento del país con responsabilidad social y apostando por la conservación del medio ambiente, una de sus principales actividades es el sondeo diamantino.

Entre los métodos más utilizados para la observación de los sondeos tenemos los periscopios y las cámaras de televisión. La diferencia entre ambos está en función de la profundidad. Los primeros permiten obtener buenos resultados hasta los 30 metros, mientras que las cámaras funcionan bastante bien hasta los 500m.