El comportamiento de los trabajadores en la actividad minera condiciona la posibilidad de accidentes

Portada > Seguridad >
02 Mayo, 2017

Los directivos de las empresas mineras deben de motivar a los trabajadores para que acepten todas las medidas de seguridad establecidas. (Fuente: Vetaminera.com.cl)

Los esfuerzos por mejorar la seguridad en la industria minera van más allá de los mecanismos que permiten reconocer una conducta riesgosa, están orientados a conocer lo que pasa por la mente de las personas para realizar dichas actitudes y encontrar la manera de modificar esa forma de actuar dentro del ambiente laboral.

El especialista de la Cámara Minera del Perú, Kurt Goldman, declara: “Para efectos de entender el comportamiento humano y cuáles son sus causas, lo difícil es tener acceso a los elementos inobservables, tales como el inconsciente y los conflictos intrapsíquicos. Lo que se debe realizar en las empresas es observar y medir las variables para generar los cambios necesarios y analizar la influencia que el propio ambiente de trabajo produce en esos hábitos, para de este modo facilitar la seguridad en las compañías desde el punto de vista de la conducta”.

Como indica el experto de la Cámara Minera, las empresas deben prestar mayor atención a las variables intrínsecas como los intereses, motivaciones, características de la personalidad y demás predisposiciones que condicionan la realización de una conducta. Un factor externo que puede condicionar la aparición de un comportamiento es la dirección que realizan los jefes. Por ejemplo, los trabajadores responderán de distinta manera frente a sus superiores dependiendo de la forma de actuar de estos, ya sea como líderes (buscando la cohesión, motivación y el trabajo en equipo) o desarrollando un papel más autoritario.

Para mejorar la conducta de los empleados es necesario utilizar la técnica del refuerzo positivo, como los premios, los cuales deben ser significativos y estar dentro del campo de interés de los operarios (trabajo a distancia, día libre, diferente horario de entrada, bono salarial), de lo contrario se puede convertir en un refuerzo negativo, ya que reduce el interés ante la poca importancia de la recompensa. El especialista Goldman Zuloaga considera que cuando un profesional de la minería tiene conocimientos de psicología, el manejo de la conducta es mucho más completo y su aporte va en directa relación con el aumento de la productividad, de la calidad y, sobre todo, orientado a evitar que las personas se accidenten.

La implementación de un programa de análisis del comportamiento sirve para optimizar la seguridad. Esto se ve reflejado en algunas empresas, sobre todo asociadas a la gran minería, donde el número de siniestros se ha reducido. Un ejemplo de esto lo encontramos en la Minera Yanacocha. El 2013 el Instituto de Seguridad Minera (ISEM) reconoció el trabajo eficiente de esta empresa en cuanto a la seguridad y salud de sus colaboradores, resaltando el importante logro conseguido de 40 millones de horas trabajadas sin accidentes incapacitantes, tanto en la operación de Yanacocha como en el Proyecto Conga. Esto como muestra de la eficacia de los programas utilizados al interior de la organización como: liderazgo visible, comportamientos vitales, los observadores de seguridad y el programa de prevención de lesiones en dedos y manos.

Otro ejemplo es la empresa Volcan que ha pasado de liderar el cuadro de accidentes fatales el 2011, con siete incidentes, a reducirlos totalmente en el año pasado. Parte fundamental de esto fue involucrar en la gestión de seguridad a todos los trabajadores de la organización. “Hemos implementado una herramienta potente denominada Auditoría de Comportamiento Seguro (ACS). Esto contempla la capacitación de auditores, quienes tienen como misión reconocer las conductas adecuadas y de riesgo, motivar y lograr el compromiso del trabajador para el cambio en su manera de actuar, para esto se emplea un formato que ayuda al auditor a identificarlas. Los resultados son ingresados en una base de datos y cada área realiza un análisis para plantear posibles soluciones para ambos tipos de conductas”, declaró el Ing Juan Marceliano Rojas, gerente corporativo de Seguridad y Salud Ocupacional.

En Chile el 2013 la industria minera se convirtió en el sector productivo con menor tasa de accidentabilidad, lo que demuestra la eficacia que ha tenido en algunas empresas el control, vigilancia y medidas para mejorar la receptividad de los trabajadores en relación con las medidas de seguridad impuestas por las empresas.

De esta manera se comprueba que más allá de elaborar reglamentos y establecer medidas de control, lo que realmente ha dado frutos a las compañías mineras para incrementar la confiabilidad en el desarrollo de su labor, ha sido prestar mayor atención a los factores que ocasionan los comportamientos riesgosos. Las oportunas medidas preventivas, de motivación y de involucramiento de los trabajadores son la clave para la construcción de un sector minero cada vez más seguro.