Una buena gestión de las características hidráulicas ayuda a optimizar la estabilidad de la explotación minera

Portada > Geología >
02 Mayo, 2017

Las minas deben contar con los equipos óptimos para drenar el agua y así evitar inundaciones. (Fuente: minerotrotamundos)

La explotación minera está íntimamente ligada con el uso del agua, ya que ésta permite muchas de las mineralizaciones de interés económico explotables, pero a su vez, su presencia condiciona la actividad extractiva. Por lo tanto, se requiere el conocimiento previo de su distribución y las maneras de controlar o drenar esa agua para que la labor se lleve a cabo con toda normalidad. Una vez que el recurso hídrico ha sido recogido, debe ser tratado para ser devuelta al ciclo hidrológico en la cantidad y calidad adecuadas para no producir alguna incidencia hacia terceros.

“La importancia del agua en minería es tal que para el tema de explotación tenemos que dedicar una consideración especial a todo lo que es el drenaje minero. En relación a esto, dentro de una mina hay que resolver la cantidad de agua  y el trabajar en las condiciones más secas posibles”, indicó el especialista de la Cámara Minera del Perú, Roberto Poncela, quien también se refirió: “Hay que garantizar que el agua es un activo ambiental y ecológico. Debemos ser capaces, a través  del drenaje minero, de optimizar la evacuación de ese recurso hídrico, aislarla de la mina, realizando el desvío de cauces que comprometan la integridad del yacimiento”.

El macizo rocoso es el medio de soporte de la mayor parte de la actividad minera y resulta de gran interés, dado que puede combinar tanto porosidad como fisuración, características favorables para conducir el agua. El estudio de este elemento en la actividad extractiva resulta de gran importancia, ya que la mayoría de los yacimientos se encuentran por debajo del nivel piezométrico o con influencia directa de él.

Entre las principales incidencias que provoca a las labores mineras el agua,  tenemos que se hace indispensable un drenaje de tipo continuo para evitar la inundación de la zona de trabajo, afecta a la piezometría local y a la disponibilidad de agua subterránea en el entorno, involucra la estabilidad geotécnica del macizo rocoso, en las explotaciones subterráneas afecta la estabilidad de las galerías de acceso, las cuales requerirán un sostenimiento adecuado, involucra la selección de unos equipos de bombeo adecuados a las necesidades de drenado y a la vez lo suficientemente estables y robustos para que no sufran variaciones en cuanto a su funcionamiento y que puedan soportar aguas que en algunos casos  llegan a ser altamente corrosivas.

Los riegos de la presencia del agua están dirigidos hacia la estabilidad geotécnica del macizo rocoso, la producción de accidentes laborales, la afección tanto a la maquinaria como a los equipos, la pérdida de rendimiento y la disminución de la  productividad.

Un ejemplo de las consecuencias nefastas que puede causar el agua sino se cuenta con los equipos necesarios y el correcto funcionamiento de las instalaciones lo encontramos en Colombia, donde el pasado mes de mayo se produjo la inundación de una mina de oro en la localidad de Caldas. Una falla en el equipo eléctrico originó que la motobomba con la que succionaban las aguas del río Cauca se apague, lo que trajo consigo el aumento del nivel del líquido elemento, provocando que  más de 10 mineros queden atrapados en los socavones. La investigación del caso reveló que  dentro del yacimiento no se contaba con las instalaciones eléctricas formales, lo cual facilitó que la desgracia se produzca.

Hay que mencionar que para precisar la cantidad de agua que será necesaria para la realización de una explotación minera y adelantar las variables del comportamiento hidráulico se recurre a la utilización de un modelo hidrogeológico computacional. Con esta herramienta se procederá a la planificación y sistematización de actividades, así como a la asignación de recursos materiales, económicos, humanos y temporales óptimos para la puesta en marcha de la actividad minera.