La minería en la actualidad y su gestión orientada al desarrollo sostenible y la responsabilidad social

Las empresas mineras ayudan a mejorar la producción de los recursos naturales de la región, como las truchas.

Los recursos minerales son indispensables para un sinfín de prácticas económicas, entre ellas la minería. Uno de los principales retos de esta actividad es promover el desarrollo sostenible y proyectos de responsabilidad social en las zonas donde realiza su labor, es decir, llevar a cabo acciones orientadas a satisfacer las necesidades actuales de las comunidades cercanas y preservar el bienestar a futuro.

Para el especialista de la Cámara Minera del Perú, Vidal Navarro López: “La minería sufre la mala imagen de ser una actividad generadora de fuertes impactos ambientales y la causante de los problemas de salud de los pobladores que viven en las comunidades próximas a las explotaciones. Para contrarrestar este concepto negativo, las empresas del sector deben redoblar esfuerzos en ejecutar proyectos para generar el desarrollo sostenible de las poblaciones, tanto a nivel educativo, como ambiental, laboral y sanitario”.

Para graficar esto podemos citar algunas actividades desarrolladas en Perú. Por ejemplo la minera Buenaventura que el año pasado invirtió un total de 55 millones de soles en acciones de bienestar social y convenios para promover el desarrollo de la comunidad. Esta inversión estuvo orientada hacia cuatro rubros: dinamización de la economía local, implementación de la infraestructura, desarrollo humano y apoyos locales. Adicionalmente a ello, impulsó la generación de alianzas público-privadas para concretar obras importantes para la estabilidad de las comunidades aledañas.

En el campo de la dinamización de la economía, la empresa invirtió más de 20 millones en contraprestaciones por usos de tierra. La generación de empleo es uno de sus principales aportes, ya que el 63% de la mano de obra pertenece a las zonas donde opera. Esa fuerza laboral recibió capacitación de manera constante con el fin de mejorar su empleabilidad. En infraestructura, los esfuerzos han ido direccionados en mejorar la conectividad vial y el acceso al agua, energía y saneamiento.

Los aportes al desarrollo humano han servido para generar activos ambientales direccionados a mejorar la calidad de vida en zonas como Arequipa, Ayacucho y Cajamarca. También se han realizado tareas en salud y educación, en este punto en particular a través de proyectos como Aprender para Crecer- en alianza con la Universidad Cayetano Heredia y los programas integrales de becas.

En cuanto a los apoyos locales, podemos citar el otorgado a los productores y comerciantes de fibra y carne de alpaca en el distrito de Chachas (Arequipa). En la provincia de Oyón, ubicada en la sierra norte de Lima, se ha elaborado un programa para aumentar el volumen y la calidad en la producción de las truchas. Gracias a este plan el año pasado los empresarios y productores de la zona ingresaron 411mil soles, producto de las 48 toneladas de producto vendido. Finalmente, en las comunidades altoandinas del distrito de Ccochaccasa y Lircay (Huancavelica) se contribuyó a mejorar el estado nutricional y la salubridad de dichas comunidades, generando el beneficio de 392 familias.
La preocupación por el desarrollo sostenible no es algo exclusivo de la industria minera en Sudamérica, sino es un tema que resulta prioritario en la agenda de las empresas extractoras a nivel global. Por ejemplo en España la compañía Prebetong Áridos, perteneciente al grupo brasileño Votorantim, ha sido galardonada con el primer Premio Nacional de Desarrollo Sostenible en la categoría de Restauración de Graveras. Este reconocimiento, otorgado por la Federación de Áridos, ha resaltado la labor que la organización ha realizado en la gravera Rincón de Caya, en Badajoz. Este proceso se desarrolla de forma paralela a la labor minera. Esto hace que dicha gravera sea un ejemplo de cómo una explotación activa puede destinar parte de las áreas restauradas a otras actividades económicas como la agrícola y ganadera.

Como se ha mencionado, el desarrollo sostenible es un tema tan grande que para mejorar su gestión se necesita de la colaboración de distintos gobiernos, tal es el caso de los estados de Vietnam y Australia que el pasado mes de junio realizaron un seminario titulado: “Desarrollo Sostenible de Minería Vietnam- Australia”. El objetivo es la cooperación bilateral, sobre todo en la administración y transmisión de tecnologías, políticas, normas de minería, modelos de desarrollo sostenible y buenas prácticas en la gestión de los impactos en la tierra, agua y entorno.

Como puede verse, la dirección de la industria minera en la actualidad no solo debe estar orientada hacia la obtención de la máxima rentabilidad de la labor extractiva, sino tiene que poner en práctica tareas de responsabilidad social y ambiental para garantizar, promover y preservar el desarrollo sostenible de la región donde opera.